Un cable fue el culpable. El sábado, 20 de marzo, hubo un incendio en la biblioteca del Sistema Penitenciario de Chinandega. Se perdieron computadoras,  televisoras y libros. Entre ellos más de cien libros que había prestado el Bibliobús Bertolt Brecht en su última visita. Es un golpe grande para nosotros. Cada libro perdido nos duele – no solamente la pérdida material sino más que todo la pérdida ideológica y emocional.   

Anuncios